baños del cenizal toledo

Relájate en los baños del Cenizal una joya del patrimonio árabe en Toledo

Los baños subterráneos del Pozo Amargo, también conocidos como baños del Cenizal, son una estructura construida durante el siglo XII en tiempos islámicos. Estas instalaciones se componen de una serie de salas contiguas, que incluyen áreas de acceso, servicios, así como las salas de temperatura fría, templada y caliente.

Baños del Cenizal

Uno de los ejemplos más destacados de la vida social, higiénica y religiosa en la Edad Media en Toledo es este baño o hamman. Su yacimiento se ha adaptado para que pueda ser visitado, con una sala de ingreso y una sala fría disponibles, aunque el resto de las instalaciones se encuentran bajo los edificios cercanos.

Cómo era su estructura

Antiguamente, se acostumbraba a acceder por un pasillo, un área de entrada que, por lo general, venía desde un patio, y detrás se encontraba el vestuario, seguido por las distintas salas (fría, templada y caliente).

El techo estaba construido en forma de bóveda para evitar que el agua, al condensarse, gotease, siendo desviada hacia la pared, y contaba con ventanas que permitían la entrada de luz (la cual solía filtrarse a través de las celosías), lo que ayudaba a regular la condensación.

En la ciudad imperial, podemos encontrar parte de estos baños árabes en las cercanías del antiguo Colegio de Infantes (actualmente, Museo de Tapices de la Catedral) y en el barrio de Pozo Amargo, ya que la Catedral de Toledo, antigua Mezquita Mayor de la ciudad, se encuentra muy cerca.

Los Hamman Un Viaje al Origen de los Baños Árabes

Los baños árabes de la ciudad de Toledo: una herencia del mundo clásico

En la ciudad de Toledo, se encuentran diversos baños que forman parte de lo que se ha denominado "El Patrimonio Desconocido". Entre ellos, destacan los Baños del Caballel, Baños del Cenizal, Baños del Ángel y Baños de Tenerías.

Es importante comprender que el baño árabe, o Hammán, tiene una gran relevancia en la cultura árabe y representa una herencia del mundo clásico.

Existían dos tipos de baños: los privados, relacionados con familias adineradas o palacios, y los públicos, de uso común y que podían estar vinculados, por ejemplo, a una mezquita.

Artículos relacionados