puerta de bisagra toledo historia

La historia de la Puerta de Bisagra en Toledo entrada al casco antiguo

La Bisagra Gate, also known as New Bisagra Gate, is a monumental entrance located on the walls of the Spanish city of Toledo.

Descripcióneditar

La ciudad de Toledo, en Castilla-La Mancha, cuenta con una importante puerta conocida como "Nueva". Esta recibe este título debido a la existencia de otra puerta cercana, de menor tamaño, llamada Puerta Antigua de Bisagra o Puerta de Alfonso VI. En sus orígenes, esta puerta era conocida como bab a Ssaqra, de origen musulmán, que hacía referencia a su ubicación al norte de la ciudad.1

A pesar de las discusiones sobre su origen y antigüedad, las excavaciones arqueológicas han proporcionado una respuesta concluyente. En el año 1999, como parte del proyecto de restauración de las murallas de Toledo, se realizó una excavación que reveló que la estructura renacentista se construyó sobre un antiguo acceso en codo.2 Este detalle puede ser apreciado en el pequeño patio anejo al patio principal, llamado "patio del encuentro". Además, durante la intervención se encontraron diversos materiales que datan de una fecha anterior a la conquista de la ciudad por...

La construcción de la actual Puerta Nueva tuvo lugar en el siglo XVI, en torno a 1540.3 En su construcción, participaron destacados arquitectos como Nicolás de Vergara el Viejo, Juan de Benavides, Eugenio Sánchez y Alonso de Covarrubias, entre otros.4 Las obras se prolongaron durante más de tres décadas, finalizando finalmente en 1576.5

La historia detrás de la denominación de la Puerta de Bisagra en Toledo

La Puerta de Toledo, uno de los símbolos más importantes de la ciudad, tiene su nombre derivado de la expresión árabe Bab-Shagra, que significa "puerta de campo rojo". Se dice que esta puerta fue construida frente a este campo, el cual también es conocido como la "Sagra".

Esta zona entre Madrid y Toledo es conocida como "Sagra", por lo que muchos pueblos cercanos llevan este nombre en su denominación, como Villaluenga de la Sagra o Cabañas de la Sagra.

Por otra parte, algunos también conocen a esta puerta de la muralla como la "Puerta Nueva de la Sagra", ya que se considera que la Puerta Vieja de la Sagra se encuentra más abajo y es conocida como la Puerta de Alfonso VI.

Atributos de la Puerta de Bisagra de la Ciudad de Toledo

Al cruzar la majestuosa Puerta de Bisagra, no te encontrarás en la zona más impresionante de Toledo, sino en una plaza de tamaño modesto, donde la escultura de Carlos V sobresale como principal atractivo.

Observa atentamente las dos placas colocadas a un lado del arco: una celebra el estatus de Patrimonio de la Humanidad de la ciudad, mientras que la otra recuerda que los habitantes de Toledo y sus alrededores estaban exentos de pagar un impuesto para entrar a la ciudad.

En la hornacina, podrás admirar la figura de San Eugenio, antiguo obispo de Toledo, y dos lápidas con inscripciones. Algunas de ellas se atribuyen al rey Wamba de los visigodos y otras, en latín, mencionan que fue Felipe II quien ordenó la destrucción de las que estaban escritas en árabe y su reemplazo por las actuales en honor a los santos patronos.

La Puerta de Bisagra antes de su colapso un recuerdo del pasado

El popular blog "Toledo Olvidado", dirigido por Eduardo Sánchez Butragueño, informa que hasta el año 1934, la puerta de Toledo contaba con numerosas viviendas que conformaban una calle cerrada desde su arrabal. Después de más de cuatro siglos, este monumento sigue en pie, aunque ahora se encuentra aislado junto a la iglesia de Santiago el Mayor, convirtiéndose en el punto de partida de los paseos por la Vega y Sisebuto.

Fue en 1934 del siglo XX cuando la puerta se liberó de las construcciones adosadas que la rodeaban. Desde entonces, el monumento ha permanecido inalterado hasta que, en el año 1946, específicamente el 12 de abril, unas fuertes lluvias provocaron el derrumbe de uno de sus torreones, el situado a la derecha. Afortunadamente, no hubo víctimas, pero sí una ardua labor de reconstrucción posterior.

La estructura y diseño de la entrada

La Puerta de Bisagra, de origen musulmán, sigue destacando por su singularidad arquitectónica. Protegida por torres califales, esta puerta se caracteriza por un amplio arco de herradura que se cruza con un dintel y está coronado por un relieve visigodo. Los tres arcos superiores resultan de una renovación mudéjar.Una de las particularidades más impresionantes de la Puerta de Bisagra es su preservación casi intacta de su estructura frontal original. Se cree que esto se debe a que cuando se construyó la Nueva Puerta de Bisagra, cerca de la Antigua, en la época de Carlos V, se tapió. No fue hasta 1905 que se realizó una restauración y se volvió a abrir al público.

El origen de su denominación

Existen diferentes teorías para comprender el significado de este nombre: la Puerta de Bisagra. Puede ser interpretada como "puerta que mira hacia La Sagra", "puerta que da al campo" o "puerta de color rojo". Sin embargo, lo que sí está claro es que esta es la puerta que permite acceder a la grandiosa ciudad imperial.

Han surgido diversas explicaciones para tratar de desentrañar el significado de este nombre: la Puerta de Bisagra. Algunas teorías sugieren que podría ser "puerta que mira hacia La Sagra", "puerta que se abre al campo" o "puerta color carmesí". Lo que es indiscutible es que se trata de la puerta que concede entrada a la majestuosa ciudad imperial.

Un edificio estratégico

La fortaleza cuenta con diferentes elementos que la convierten en un importante mecanismo de defensa frente a posibles ataques enemigos. Entre ellos destacan sus ventanas, su adarve de almenas y su imponente torre, construida a su lado. Es por esta razón que a lo largo de la historia, la parte más alta de la fortaleza ha sido sometida a varios cambios.

Según algunos expertos, la parte superior de la fortaleza, hecha de ladrillo y mampostería, es un añadido de estilo mudéjar que data del siglo X. Sin embargo, otros creen que fue añadida un siglo antes, basándose en la crónica que relata como en el año 838, fue colocada en ese lugar la cabeza de Hixem-el-Atiki, líder de la resistencia mozárabe y judía, que se enfrentó a los Califas en un periodo de conflictos internos y persecuciones.

La Evolución de la Entrada de Bisagra a lo Largo del Tiempo

A mediados del siglo XVI, el rey Carlos I disfrutaba de un momento de alivio en los territorios hispánicos que había heredado de sus abuelos, conocidos como los Reyes Católicos. Por fin, había acabado la rebelión de los Comuneros en Castilla.

Para celebrar este logro, Carlos I planeó una estadía en Toledo, la ciudad natal de su madre y que se convertiría en la capital de España. En esta ciudad, también se conservaban los restos de su abuela, la reina Isabel I de Castilla, quien ordenó la construcción del Monasterio de San Juan de los Reyes. Definitivamente, un lugar imperdible al visitar Toledo.

Otra muestra de la victoria de Carlos I sobre los Comuneros fue la construcción de la Puerta de Bisagra, la cual fue erigida para conmemorar este acontecimiento y recibir al rey con la máxima pompa y ceremonia en su llegada a Toledo.

Puerta Nueva de Bisagra

Origen y Antigüedad del Monumento Bi-Xacra: Una Teoría Musulmana

La historia detrás del monumento bi-xacra es un misterio, ya que su origen y antigüedad son desconocidos. Existen teorías que apuntan a que puede ser de origen árabe o mudéjar. El término 'bi-xacra' es de origen árabe, lo que refuerza la teoría de una influencia musulmana en su creación.

A lo largo del siglo XVI, el monumento fue objeto de varias reconstrucciones. Sin embargo, su origen perdura como un enigma. A diferencia de su versión antigua, esta construcción cuenta con dos cuerpos independientes, separados por dos altos muros con almenas.

En su puerta, que da al casco antiguo de la ciudad, se puede observar un escudo de Carlos V en la parte superior. Este Rey, también conocido como Carlos I, fue quien encargó la construcción de esta versión del monumento, cuyo diseño y estilo diferían de su predecesora en la Antigüedad.

Otras puertas de Toledo

La ciudad de Toledo cuenta con numerosas puertas monumentales que componen su muralla histórica. Además de la famosa Puerta de Bisagra, hay muchas otras que merecen ser descubiertas en una visita a la ciudad.

Una de las puertas más antiguas y emblemáticas es la Puerta de los Doce Cantos, la única que ha sobrevivido de las tres que se encontraban junto al Puente de Alcántara. Desde aquí, también se puede disfrutar de una hermosa vista de Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Pero la Puerta del Sol no es exclusiva de Madrid, ya que también se encuentra presente en Toledo como entrada al barrio del gremio de la Herrería. Esta puerta es conocida por su importancia histórica y arquitectónica.

Si estás planeando visitar Toledo, no te pierdas la oportunidad de caminar por sus calles y descubrir todas las puertas monumentales que se esconden en su muralla. Cada una cuenta una historia diferente y te lleva a recorrer el pasado de esta encantadora ciudad.

Artículos relacionados