capilla de san blas

Visita la deslumbrante Capilla de San Blas en la Catedral de Toledo

La capilla de San Blas, ubicada en la catedral de Toledo, está dedicada al santo Blas de Sebaste. Su posición en la planta baja y su bóveda de forma ochavada sobre una base cuadrada indican su propósito funerario. A simple vista, puede parecer aislada del claustro, pero su diseño y estructura interna demuestran que está completamente integrada en él, ya que no tiene acceso directo desde el exterior.

Descripcióneditar

La entrada a la capilla se realiza a través de una portada gótica, decorada con follaje y una crestería, coronada por un jarrón sobre la clave del arco. Encima del jarrón, se encuentra una escena esculpida de la Anunciación, en la que las figuras del Padre Eterno y el Espíritu Santo, representado en pintura, tienen un tamaño casi real. El portón, construido en madera de nogal, da acceso a la sencilla capilla, situada siete metros por debajo del nivel de la calle. En su interior, destaca la bóveda octogonal, con una altura de once metros, y los capiteles profusamente decorados con cabezas. La razón por la que...

La importancia de la capilla y el santo al que estaba dedicada quedaron establecidos en la fundación escriturada del 9 de noviembre de 1397, conocida como "Statutum Cappelle Santi Blasii", y en el testamento del arzobispo Tenorio, otorgado poco antes de su muerte en 1399 en Alcalá de Henares. En estos documentos se detallaban las rentas destinadas al mantenimiento de la capilla, la obligación del Cabildo catedralicio de nombrar seis capellanes para celebrar las misas y las memorias, y el entierro del arzobispo.

En el centro de la capilla se encuentran dos sepulturas de mármol blanco, con figuras yacentes, una perteneciente al arzobispo Pedro Tenorio y la otra a Vicente Arias Balboa, obispo de Plasencia, secretario y sobrino del arzobispo. Ambas tumbas, atribuidas al escultor Fernando González y datadas en torno a 1399, reposan sobre figuras de leones. En los lados laterales de los sarcófagos, se pueden ver grabados de personajes santos bajo arcos lobulados. Una diferencia entre ambas tumbas es que la de Pedro Tenorio se encuentra ligeramente elevada respecto al suelo, en comparación con la de su...

ARQUITECTURA DEL RETABLO

Este impresionante edificio barroco del siglo XVIII resuelve adecuadamente el problema de espacio. Una única calle con columnas majestuosas que van desde el banco hasta el tejado, presenta una hornacina central para el santo titular y un ático con una más pequeña, ambas en forma de colmena. El banco, con un sencillo sagrario en el centro, se extiende a los lados y sostiene dos cuadros exquisitamente enmarcados. En conjunto, la capilla resulta visualmente impactante y logra promover la piedad y el fervor religioso.

Representaciones artísticas en la Capilla de San Blas

La autoría de las pinturas de la Capilla de San Blas es un tema discutido, con diversas teorías y referencias. La primera mención a los posibles autores fue hecha por Eugenio Narbona en 1624, atribuyéndolas al maestro italiano conocido como "Ioto Griego". Se sospecha que artistas florentinos como Gherardo Starnina y Nicolás de Antonio también participaron en su creación. Se sabe con certeza que Starnina estuvo presente en Toledo y Valencia, y se han encontrado similitudes entre estas pinturas y otras que rinden homenaje a San Blas en Florencia. En la Crucifixión, se pueden apreciar claramente los intensos colores característicos de Antonio Veneciano, pero también se puede distinguir la mano de Starnina, que es similar a la...

Frente a la entrada de la capilla se encuentra la impactante representación de la Crucifixión, que aparentemente está basada en una obra de Antonio Veneciano que se encuentra en el Museo Nazionale di San Mateo de Pisa, Italia. Esta pintura da inicio a un ciclo de catorce escenas que se extiende por la parte superior de las paredes, desde la cornisa. Siguiendo el sentido de las agujas del reloj, se pueden apreciar las imágenes de San Juan y San Lucas leyendo y escribiendo los Evangelios. En esta escena, se puede leer claramente la frase «In Principio Erat Verbum». Continúa...

A lo largo de la cornisa, hasta el suelo, se pueden ver una serie de escenas que representan la historia del Juicio Final en el lado oeste, historias de santos en el lado norte (entre las que se encuentra una bastante completa de San Antonio Abad y algunas imágenes de San Blas), y en el lado sur se pueden apreciar escenas de San Pedro curando enfermos y otra que podría representar el trono Papal, junto con la conversión de San Pablo y la representación del martirio de ambos santos: la decapitación de San Pablo y la crucifixión de San Pedro.

Perspectiva exterior de la capilla

Se debe ala capilla de música del templo metropolitano el alhajamiento de este recinto, el cual consistió en la construcción del retablo en 1738 y su dorado en 1750. El racionero maestro de capilla en mayo de 1738 presentó una solicitud al cabildo para comunicarles que ya había reunido los recursos económicos necesarios para llevar a cabo la construcción del retablo. Desafortunadamente, en la actualidad no existe un cepillo para recibir limosnas en esta capilla y tampoco hay evidencia de que se hayan otorgado indulgencias.

ICONOGRAFÍA DEL RETABLO

En esta capilla se rinde homenaje a cinco santos, con la excepción de una estatua de la Sagrada Familia junto a san Juan: San Blas con el Niño, San Onofre, San Jerónimo, Santa Teresa de Jesús y San Francisco de Asís. El primero es San Blas, quien se encuentra en la parte central y es representado por una escultura atribuida al círculo de Alonso de Mena (1587-1646). Fue obispo de Sebaste en el siglo IV y mártir en el año 316. Es conocido como el patrón de los cardadores, ya que su cuerpo fue desgarrado con peines de hierro, y se le suele invocar para curar problemas de garganta. Se le muestra junto a un niño en la escultura.

En los dos marcos barrocos situados en los lados de la capilla, se encuentran dos cuadros de Juan de Sevilla: uno de San Onofre (fallecido en el año 400) y otro de San Jerónimo (de origen incierto, pero vivió entre los años 340/350 y 420). Ambos santos están representados semidesnudos y de medio cuerpo debido a su estilo de vida ascético. Ambos pertenecen a los siglos IV y V, San Onofre era un ermitaño egipcio que vivía en soledad, mientras que San Jerónimo, llamado "el padre de la Iglesia Latina", se dedicó al ascetismo, a dirigir grupos de monjes y a traducir la Biblia al latín.

En la hornacina del ático se encuentra una talla anónima y policromada de Santa Teresa de Jesús. A ambos lados, en las paredes, hay dos lienzos anónimos de la Sagrada Familia con san Juan y San Francisco de Asís (1182-1226), fundador de la primera orden franciscana (1210) y en 1212 de la segunda, compuesta por mujeres pobres conocidas como las clarisas. San Francisco también es autor del famoso Cántico de las criaturas.

LA MEDIA REJA

La rejería de la catedral tiene una gran coherencia estilística. Está compuesta por rejas de hierro, específicamente de media reja, y carecen de solera. Están formadas por balaustres simples y cuatro cuadrados, utilizados en las más anchas para diferenciar las calles. Todas ellas, con el fin de mejorar la belleza de la delicada estructura, están equipadas con cerrojos, cerraduras y llaves correspondientes.

Esta reja, al igual que en las dos capillas más pequeñas de la girola, cubre la puerta de acceso con dos hojas practicables. Tiene una altura máxima de 1,96 m y cubre los 3,25 m de la entrada a la capilla.

Artículos relacionados