barrio del poligono toledo

Explora el colorido e inconfundible barrio del Polígono en Toledo

El polígono de Santa María de Benquerencia, en Toledo, lleva medio siglo de existencia como el barrio más grande de la ciudad. A pesar de su modesto inicio, ha experimentado un gran progreso en cuanto a los servicios ofrecidos en los últimos tiempos.

Falsedad histórica y contemporánea una frase que no encaja en la verdad

Las opiniones están siendo diversas y variadas, pero las provenientes de Toledo coinciden en un punto: el barrio no se corresponde con la imagen que se ha dado en el artículo de El Mundo.

La alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, ha expresado que la descripción que se ha hecho del Polígono en los últimos días no se ajusta a la realidad, ni en su presente ni en su pasado. Además, se ha ofrecido a mostrar al diario nacional, en su doble papel de vecina y alcaldesa, la vitalidad, el dinamismo y el optimismo que caracterizan a este querido barrio con un gran futuro.

El artículo en cuestión narra la historia de un toledano pionero en el campo de la realidad virtual, quien a través de su empresa Virtual Voyager ha llevado a cabo numerosos proyectos para marcas como Vodafone, Facebook, Ferrari o Telefónica. Él mismo declara que su vida personal y profesional ha sido influenciada por su barrio, una parte del Polígono conocida como Las Malvinas. En sus palabras para El Mundo, describe una realidad marcada por gritos, peleas y palizas, llegando incluso a mencionar familias que utilizaban un burro como calefacción.

Sierras de desechos agujas y excrementos

Este artículo presenta al barrio como un lugar desolado y olvidado, donde la policía evitaba entrar y las calles estaban plagadas de escombros, jeringuillas y basura. Sin embargo, las personas de Toledo y aquellos que han vivido o trabajado en esta zona, no están de acuerdo con esta imagen.

En las redes sociales, toledanos y residentes del barrio expresaron su desacuerdo con la narrativa presentada. Uno de ellos, comentó en Twitter: "He trabajado durante años en ese barrio y aún tengo allí mi puesto de trabajo. Los vecinos son increíbles y la realidad es muy diferente a la descrita".

Es importante mencionar que en ese barrio viven personas trabajadoras y solidarias, cuya comunidad y valores son fuertes. La realidad es que el barrio ha sido estigmatizado y su estereotipo no refleja la verdadera esencia de sus habitantes.

A pesar de los desafíos y dificultades que puedan existir en el barrio, sus residentes merecen un respeto y una visión más justa y empática por parte de la sociedad en general. Es necesario dejar atrás los prejuicios y estereotipos, y reconocer la verdadera belleza y diversidad que existe en este vecindario. Debemos fomentar la unión, la inclusión y la aceptación para construir una sociedad más justa y equitativa para todos.

Artículos relacionados